Porque la derecha debe ganar

Fábula del Gato y El Lobo

In Opinión on 7 diciembre 2009 at 9:27 PM

Cuenta la historia que existía en un lugar del mundo, un pequeño país que se llamaba Honduras, un lugar donde el comunismo no arraiga, sus hombres se preciaban de venir del pueblo más macho, un día de su historia un gato con botas y bigote se encargó de revolver y agitar a otros 500 gatos descalzos y sin bigote. Y el gato con botas maullaba y maullaba en todo el mundo, el chombo le escribió una canción que dice “El gato voladooor, el gato voladooor”, sin embargo el gatito volaba y volaba y no podía encontrar un lugar en el cual pudiera descansar, el archienemigo de batman en femenino, la Güasona entra en escena y expulsa por su boca toda clase de sapos, culebras y alacranes, la organización de estúpidos americanos brinda palestra. El gato causa caos, muerte, dolor, maullidos por todos lados, más caos, más dolor, solo en pijama pero con tarjeta de crédito de $90,000. El gatito gasta y gasta y sino le bloquean la tarjeta no dejaba de gastar. Todo concluye cuando el gato pendiente de las vidas que le quedan con mal cálculo decide aterrizar rosenthaliamente en la embajada do brazil, más sus 500 gatos Deprimidos y maulladores con sus “hasta la victoria siempre”, a casa presidencial no lo pudiera llevar, los valientes gatitos llorones con un poquito de gas y se hacen humo de custodiar a su gato barsino. El gato se enclaustra en su cuarto cubierto de papel aluminio, los malditos jooooos atacan al pobre gatitos con sus rayos quema cerebro, el gatito solo tiene un pequeño cerebro y se lo quieren quemar, su manada de gatos huyen, no caben tantos gatos en ese lugar, en la tierra del gato manco y tuerto, solo el gato barsino puede utilizar las raciones de papel higiénico, de ese mismo del que carecen en Cuba, sin embargo el bigotudo gato logra su pachoncito. Pasan dos meses y el gato sigue encerrado, viene un evento sin igual, miles de hondureños quieren mandarle el mensaje al gato con tres simples pedazos de papel, millones de esas piezas de papel se colocan en unas cajitas, pasan las 17 y el gato es historia, un lobito es el ganador, todo el pueblo decide que ante los ataques gatunos el lobo es su mejor opción. El lobo dio un gran aullido, el gatito acobardado se quedó quieto en su ratonera, los maullidos del gato se escuchaban cada día menos. Hasta que un día el gato se murió de triste en su embajada. Y así termina este cuento, colorín, colorado que este gato se ha enterrado

  1. Soy hondurena y vivo en USA,desde que comenzo la crisis en Honduras descubri esta pagina, y me he convertido en una fiel seguidora, ya que no me conformo con lo que dicen los periodicos.Me da mucho gusto que hayan hondurenos valientes que puedan sacar a la luz lo que realmente esta pasando en nuestro bello pais, por el cual hemos sufrido tanto, por la estupidez de ese bellaco. Gracias por este este articulo me ha hecho olvidarme de mis penas y reirme a carcajadas, siga adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: